MDEO, CALLAO, GUAYAQUIL


De la TIERRA de los INCAS al MAR de los GALEONES



A raiz de los hechos ocurridos en la Ciudad de Talcahuano en el pasado mes de febrero, la Armada de Chile y la mesa organizadora del Bicentenario 2010 tomaron la desición de anular la etapa de Talcahuano sustituyendola por la Ciudad de Antofagasta.Sorprendidos por el recibiemiento del pueblo chileno, nos despedimos de tierras trasandinas para dirigirnos esta vez la Ciudad del Callao, Perú.


      


El miércoles veintiocho de Abril en horas del mediodía Perú nos abre sus puertas introduciéndonos a su cultura a través de sus danzas típicas. Detalle particular fue el de incluir en su espectáculo nuestro Pabellón Nacional.



 


Cuatro días fueron de recalada en este puerto y la ciudad de Lima próxima. Durante nuestra estadía varias fueron las actividades incluyendo dos recepciones a bordo de nuestro Velero; una ofrecida para Autoridades Nacionales Peruanas en la cual tuvimos el agrado de recibir a más de ciento veinte personas destacadas, entre estos el Señor Embajador Uruguayo en Perú, el Vicepresidente en funciones y el Comandante General de Marina.


Otra recepción fue la de los Suboficiales de todos los veleros que nos acompañan en la regata Bicentenario los que se dieron cita en nuestra casa, noche particular, donde ser anfitriones una vez más nos demuestra que América es una sola.


Luego de conmemorar el día de los trabajadores partimos hacia Guayaquil, Ecuador, para participar de la siguiente fase, titulada: “Guayaquil a toda Vela”.


 


Ingresamos a Puerto un día antes de lo previsto debido a que la navegación planificada se realizó en menos tiempo, compartiendo así una semana calurosa e inolvidable.


Atracamos sobre el malecón de la ciudad que vive a orillas del Río Guayas.Como en todos los puertos que visitamos, no faltó la presencia de muchos compatriotas uruguayos, que se acercaron a nuestro Velero para sentirse más cerca de su tierra.


Recibimos la visita del Ministro de Defensa Nacional de nuestro país junto al Embajador uruguayo en Ecuador y la del Comandante en Jefe de la Armada Ecuatoriana Contralmirante Aland Malestina.


Multitudinaria fue la despedida de esta ciudad, colmando la  rambla del malecón para dejar ir en un hasta siempre al Velero Escuela Capitán Miranda.


 


De esta manera tomamos rumbo a un nuevo sueño, esta vez con el desafío de cruzar el Canal de Panamá.


 


Desde el inicio en nuestra derrota que comenzó en enero pasado, descubrimos nuevos horizontes que comenzaron en las aguas cálidas de Rio de Janeiro, atravesando mares y tormentas, alcanzando el Fin del Mundo para cruzar por un majestuoso Estrecho de Magallanes de un océano a otro. Atravesamos los canales chilenos entre glaciares y frondosa vegetación además de impresionantes montañas, navegamos el Océano Pacífico recorriendo la extensa costa de Chile, las amigables aguas del Perú y Ecuador. Cruzamos la línea del Ecuador el día 13 de mayo, donde los 47 nuevos neófitos fueron bautizados por “el dios Neptuno y su corte”, ceremonia de gran simbolismo y tradición marinera.


 


Así nos encontramos pues con una nueva experiencia, el Canal de Panamá.


 


Al fondear en las proximidades del Canal nos despedíamos del Océano Pacifico que en su larga travesía hizo honor a su nombre.


Nos preparamos para ingresar a las esclusas de Miraflores e iniciar precisamente el emblemático pasaje hacia el Mar Caribe.


Acompañados de los Embajadores uruguayos de Panamá y Colombia, y de integrantes de la Asociación de Amigos del Capitán Miranda y vistos por innumerables amigos y familiares en directo por las cámaras del Canal, enfrentamos este nuevo desafío.


Luego de varias horas de navegación placentera dejamos atrás las Esclusas de Gatún haciéndonos a la mar.


Notoria fue la bienvenida del Mar Caribe, ya que al través de las Escolleras el viento que ingresaba por nuestra proa nos hizo recordar nuestro pasaje por el Atlántico, …. muchos habían olvidado los rigores del mar.  


 


Al ingresar al Caribe pusimos proa hacia Cartagena de Indias, nueva recalada de este viaje conmemorativo de los primeros doscientos años de libertad  latinoamericana,  inmersos en los vientos que cargaron las velas de los Galeones y Corsarios de otras épocas.


 


Colombia sus ritmos y sabores nos esperan, otra nueva etapa estaremos recorriendo en busca de completar el Encuentro más importante en la historia de la náutica, grandes veleros que llevan en sus velas los mismos vientos de libertad que hace doscientos años, recorriendo por los mares de América del Sur, el Caribe y el Golfo de México, en un desafío único e irrepetible.


 


El Capitán Miranda es uno de estos majestuosos veleros y fiel a su rica historia octogenaria seguiremos haciendo honor a aquellos que lo tripularon con grandeza y pasión.


 


Hasta la próxima ¡ ¡ ¡


 


 


Velero Escuela “CAPITÁN MIRANDA”


 


Embajador del URUGUAY en los mares del Mundo


 


2010