LAS PALMAS - SALVADOR DE BAHIA



Pusimos rumbo al Puerto de Las Palmas (último de Europa) con vientos de aleta y nuevamente izamos velas.


Estos días de navegación con muy buen tiempo fueron aprovechados para acondicionar el barco para su llegada a puerto.


El sábado 12 del corriente en horas de la mañana arribamos al Arsenal Naval de Las Palmas lugar en el cual atracaríamos por cinco días. Allí nos esperaban el Cónsul General de Las Islas Canarias Sr. Ariel Rusiñol Sallúa , el Agregado Naval en España C/N (CG) Leonardo Alonso y su Sra. Esposa, y autoridades de la Armada Española.


Este fin de semana fue aprovechado por la tripulación para conocer un poco de esta bellísima isla rodeada de hermosas playas.


El lunes 14 del corriente comenzaron las actividades protocolares a muy temprana hora de la mañana, las mismas se iniciaron con la presencia a bordo del Embajador de la República Oriental del Uruguay en España el Sr .Ricardo Efraín González Arenas; quien acompañaría a la comitiva que acudiría a las visitas protocolares, siendo ésta el Sr. Comandante del Buque, el Cónsul Gral., el Agregado Naval, y el Oficial de Enlace Español.


Así a las 9:00 de la mañana visitando al Alcalde de la ciudad el Dr. Jerónimo Saavedra Acebedo comenzaron las actividades protocolares.


Las siguientes visitas fueron en este orden al Presidente del Gobierno Canario dónde nos recibió el Vicepresidente Sr. José Manuel Soria Lopéz.


Al Almirante Jefe del Mando Naval de Canarias Francisco Javier Franco Suanzes junto a él se encontraba el Jefe del Estado Mayor y Comandante Naval de las Palmas C/N Félix Diaz Espinar.


Al Subdelegado del Gobierno en Canarias Sr. Vicente Oliva Morales, al Presidente del Cabildo Insular de Gran Canaria Sr. José Manuel Pérez García, al Gral. De Brigada Infantería Ligera de Canaria Sr. Francisco Martín Alonso; al Jefe accidental del mando Aéreo de Canarias Sr. Eduardo Gil Rosella y finalmente al Jefe del Arsenal Militar de Las Palmas C/N Francisco Javier Feal Vazquez.


De esta manera finalizaban las visitas protocolares para dar paso al almuerzo a bordo al cual concurrirían la mayoría de los visitados, luego de finalizado el mismo y a tempranas horas de la noche nuevamente el buque estaba pronto para recibir a los invitados a la recepción a bordo, en la cual no faltaron ni el tango ni los tambores.


El 15 del corriente a las 10 de la mañana partió una excursión hacia el sur de la isla para toda la tripulación.


En horas de la tarde el buque se encontraba abierto al público para ser visitado concurriendo muchos Compatriotas como también Canarios.


El mismo día a las 19:00 horas a bordo del Buque La Real Academia Náutica galardonó al Buque con una placa recordatoria por sus visitas a la Isla.


Para el miércoles 16 del corriente estaba planificado un partido de futbol entre el equipo del Arsenal de Canarias y el nuestro en instalaciones del Arsenal, en el cual nuevamente nos llevamos un triunfo por 4 a 2.


Por la tarde nuevamente el Buque estuvo abierto para el público. Mientras la tripulación aprovechaba de las últimas horas en esta hermosa isla.


Al día siguiente a las 10:00 de la mañana y luego de las típicas despedidas a bordo, el "Capitán Miranda" nuevamente emprendió viaje…esta vez casi rumbo a casa ya que nos dirigimos al último puerto extranjero de la derrota "Salvador de Bahía" en Brasil para luego poner proa al Sur y llegar finalmente a nuestro querido Paisito.


Luego de 11 días de navegación en los cuales tuvimos diferentes sistemas climáticos, bastante viento en los tres primeros días por lo cual pudimos hacer ese trayecto a vela, días muy calurosos frente a las costas de África donde nos alcanzó la típica tierra roja de ese continente, y luego llegaron las calmas ecuatoriales…..


El día sábado 26 cuando el reloj marcó las 22:30 horas cruzamos la línea del ecuador hacia el Sur, y ya que contábamos en la tripulación con 2 infieles Argentinos pertenecientes a la Prefectura Naval de ese país y como nos lo indican las leyes del Rey Neptuno se llevó a cabo el típico bautismo en horas de la mañana del domingo 27.


A tempranas horas y cuando el sol se asomaba arribamos a la Isla de Fernando de Noronha, donde fondeamos y pudimos recorrerla y disfrutar ese mismo día y el siguiente de los paradisíacos lugares y playas que existe en ese hermoso lugar.


Fue así entonces que luego de este reparador descanso emprendimos los últimos cuatro días de navegación para alcanzar el Puerto de Salvador de Bahía.-











HISTORIA DE SALVADOR DE BAHIA

Salvador, una ciudad de características singulares, que se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos internacionales. Famosa por su historia, por el legado dejado por pueblos de otros continentes, por la mezcla cultural; por el sincretismo religioso y por el pueblo acogedor; la capital bahiana es escenario y objeto de estudio de profesionales de diversas áreas, desde hace muchos años.
Las calles del Centro Histórico de Salvador transportan el turista a los orígenes de la historia de Brasil. Profundos conocedores de la cultura local, los guías turísticos explican como se desarrolló la colonización de la primera ciudad del país. Hasta 1763, Salvador fue sede de la capital de la Corona Portuguesa en las Américas, destacándose, además de ello, como el principal puerto del hemisferio sur hasta el siglo XVIII.
La naturaleza fue pródiga en la creación de sus bellezas a lo largo de 50 kilómetros de playas y parques ecológicos.
Formado por blancos, negros e indios, su pueblo mestizo es alegre, creativo, musical, herederos de un rico folclore y manifestaciones culturales.
La ciudad es considerada la capital cultural del país, cuna de grandes nombres en las diversas manifestaciones artísticas, con destaque nacional e internacional.
La actividad cultural y el turismo han sido reconocidos por el gobierno como importantes generadores de empleo y renta, impulsando las artes y la preservación de los patrimonios artístico y cultural.
 La infraestructura de Salvador está considera como una de las más completas y modernas de Brasil, principalmente en lo que se refiere a la red hotelera. En la ciudad se encuentra una gran cantidad de oferta de camas que garantiza hospedajes para todos los gustos y estándares, desde los Albergues de Juventud hasta los hoteles más sofisticados, de categoría internacional. La temperatura es alta casi todo el año. Los meses de junio y agosto son lluviosos.

PRINCIPALES ATRACTIVOS

   Iglesia Nossa Senhora do Rosário "Nuestra Señora del Rosario" sus obras fueron iniciadas en 1768 y revela la fe y fuerza del negro africano. Los esclavos decidieron construir su propia iglesia, pero la decadencia de las minas de oro no permitió que fuese concluida.

Iglesia Nossa Senhora do Carmo - "Nuestra Señora del Carmen" Uno de los palcos más espectaculares del arte y de la genialidad de Antônio Francisco Lisboa, Aleijadinho. Las imágenes de San Juan de La Cruz, São Simão Stock y los Atlantes son atribuidas al artista.

Iglesia São Francisco de Assis - "San Francisco de Asís" Antes de su construcción existía en el local una tosca capilla dedicada a Nuestra Sra. Reina de los Ángeles, de la cual San Francisco era devoto. Las obras comenzaron en 1781, tomando impulso entre 1798 y 1805.

Matriz Nossa Senhora da Assunção (Ravena) - "Nuestra Señora de la Asunción" Edificación de la primera mitad del siglo XVIII. Pasó por varias modificaciones hasta llegar a la configuración actual.

Teatro Municipal - Es el segundo teatro más antiguo de Brasil, en pleno funcionamiento. De excelente acústica, tiene en sus líneas arquitectónicas, la influencia de los teatros ingleses del reinado de Elizabeth I. Por eso es conocido también como Teatro Elizabetano.

Museu do Ouro - Auténtico ejemplar de la ruda arquitectura colonial brasileña del siglo XVIII (1713). Antigua Casa de Intendencia y Fundición (única construcción con estas características todavía existentes en Brasil); habiendo funcionado durante algún tiempo como colegio. Posee exposición permanente de piezas del mobiliario y arte sacra en el piso superior, que sirvió de residencia para el intendente. El primer piso es calzado con piedras redondas y guarda piezas relacionadas a la extracción, proceso de fundición, cuña y control del oro.

Festa do Divino "Fiesta del Divino" Tradición secular con la participación del Mayordomo y Emperador, que organizan, junto con la Sociedad del Divino Espíritu Santo, todo el evento. Levantamiento del mástil y de la bandera, procesiones, distribución del pan y medallas.

Semana Santa - Tradición secular en el municipio, con representación en vivo de la Pasión y Muerte de Cristo, solemnes liturgias, Vía Sacra de la Penitencia, Procesión del Encuentro y del Entierro, visita al Sepulcro. El suave olor de velas quemadas y albahaca, el eco de los pasos y de las piezas musicales centenarias predominan en las procesiones""

Centro Histórico - Existen personas que piensan que el Centro Histórico de Salvador se resume al colorido del Pelourinho. Diferente de esto, el área que lo determina es mucho mayor y comprende los primeros límites de la ciudad fundada por Thomé de Souza, partiendo de la Plaza Castro Alves hasta Santo Antonio Além do Carmo. Declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, el Centro Histórico de Salvador posee millares de caserones de los siglos XVI, XVII, y XVIII. Se divide en tres áreas principales: de la Plaza Municipal al Largo de São Francisco, Pelourinho y Largo do Carmo, finalizando con Largo de Santo Antonio Além do Carmo.




Al ingresar en el Centro Histórico de Salvador, el visitante no tiene la exacta noción del majestuoso conjunto arquitectónico con el cual se va a deparar. Son iglesias y caserones seculares, circundados por una gran actividad cultural desarrollada en este lugar. Además de esto, en sus cuestas y calles pavimentadas con piedras rústicas, típicas de la región (cabeza-de-negro), se encuentran registrados importantes trechos de la historia brasileña del siglo XVI.
Entre sus atractivos, merecen destaque principal las plazas Municipal y da Sé, el Elevador Lacerda, la Cámara Municipal, el Palacio Municipal, el Palacio Rio Branco, la Santa Casa e Iglesia de la Misericordia, el Palacio Arquiepiscopado, la Catedral Basílica, el Terreiro de Jesus, el Largo do Cruzeiro de São Francisco, el Pelourinho con sus iglesias, tiendas y plazas, y finalmente, el Largo do Carmo, donde se encuentran el Fuerte de Santo Antonio y el gran conjunto religioso formado por la Iglesia y Convento de Nossa Senhora do Carmo y por la Iglesia de la Orden Tercera do Carmo.

Cocina Bahiana: Al lado de la música, de la capoeira y de los bloques africanos, la culinaria también es un ejemplo de la preservación de los orígenes culturales africanos en Bahía. La moqueca (guiso a base de pescado o camarón); es uno de los platos principales de la cocina local, siempre utilizando condimentos fuertes. Los frutos del mar o peces, son cocidos con aceite de palma (dendé), pimentón, tomate, culantro, cebolla y leche de coco. Acompañan pirão y harina de yuca con aceite de palma (dendé). También existe el bobó de camarón (con leche de coco y crema de yuca), el vatapá (crema hecho con maní), el sarapatel (menudencias de cerdo picados y cocidos) y el caldo de sururu (molusco tipo lambreta o minimejillón). El ají, casi siempre fuertísimo, es servido aparte.
Acarajé - Existe hasta guerra entre los manjares bahianos en busca del "título" de bandeja más frecuentado de Salvador. Actualmente, 4 mil bahianas producen cerca de 12 millones de aracajés por mes en la ciudad. Este manjar es un croqueta de frijol-castilla servido con vatapá, camarón frito y ají. En la preparación, el frijol es lavado para retirar la cáscara, pasado por un molino de cereales y mezclado con agua, sal y cebolla. Esta pasta es transformada en croquetas, fritas por cerca de 5 minutos en el aceite de palma (dendé).
Lambreta - Se trata de una especie de mejillón vendido en varios lugares - de los quioscos de playa, como aperitivo (en este caso, siempre es conveniente verificar la higiene del lugar) hasta buenos restaurantes, como entrada. El consumo es estimulado por dos leyendas: dicen que cura la resaca y que tienen propiedades afrodisíacas. La preparación es simple. Limpia de arena y del limo con un cepillo, es llevada para cocinar en una olla con poca agua, culantro, cebolla, sal y aceite. El caldo es revigorizante. Algunas casas sirven lambreta a la parrilla o con salsas a base de vino blanco.
 Si no existiera nada de atractivo, bastaría la culinaria de Salvador para ser atrayente al mundo. Pero, no sólo de la tradicional comida bahiana viven los nativos de Salvador. Por todo el Salvador de Bahía, encontramos restaurantes de las más diversas y exóticas cocinas internacionales, atendiendo al más variado paladar, de manera que uno de los buenos programas de la ciudad es optar por un paseo gastronómico. Son muchas las opciones de la ciudad y sea cual fuera su elección, será difícil, resistir a la tentación de deleitarse de los más diferentes sabores ofrecidos en la ciudad.

Artesanía - Utilizando recursos naturales como materia prima (por ejemplo la paja, cuero, cerámica, madera, conchas del mar y semillas), los artefactos más simples tienen un precio más accesible. Muchas piezas son elaboradas en metales, tales como: oro, plata, bronce y latón. Los más sofisticados son producidos en piedras preciosas y semipreciosas. Los inspirados artesanos por lo general, optan como tema por la religiosidad, expresando en imágenes los santos católicos y del candomblé (Culto africano). Los amuletos, que revelan el sincretismo de su pueblo, son explorados a través de las higas, ojo de buey, ajo, trébol de cuatro hojas, la famosa cinta del señor de Bonfim, entre otros. La naturaleza también es lapidada en estas piezas y reflejan la flora y fauna locales.
La musicalidad es presentada a través de atabaques, palos de lluvia y tambores de agua, además del famoso berimbau y tantos otros instrumentos inusitados. Los artesanos de Salvador, más que artistas, son grandes inventores. Tienen excelente creatividad y sentido estético. Prueba de esto, es que la capital bahiana es internacionalmente famosa por la producción de instrumentos musicales artesanales, capaces de producir sonidos que son aprovechados por los artistas consagrados de la música de otros países.

Manifestaciones Populares - Pasadas a través de generaciones, las manifestaciones populares son un fuerte rasgo cultural de la ciudad de Salvador. El folclore de la ciudad reúne elementos artísticos hechos del pueblo para el pueblo, resaltando siempre el carácter de tradición de estas representaciones, tales como: "capoeira, afoxé, Folia de Reis, Maculelé y Samba de Rueda".

Carnaval - Como una corriente de la cual nadie quiere escapar, los tríos eléctricos (camiones con música) atrae a quien esté en Salvador durante el Carnaval. Los tríos eléctricos, grandes vehículos con amplificadores de sonido que sirven de palco ambulante, recorren tres circuitos oficiales. Atrás de ellos, más de dos millones de carnavalescos los siguen por 25 km de calles y avenidas. El "Osmar" va desde Campo Grande hasta la Plaza Castro Alves, en el Centro de la ciudad; el "Dodô", desde el Farol da Barra hasta Ondina, en la orilla; y el "Batatinha", en el Pelourinho.
El primero es el más antiguo y donde suceden los desfiles de los grupos más tradicionales del evento desde temprano. En el Dodô, donde están los camarotes de artistas famosos, la fiesta comienza a ser más animada al final de la tarde y sigue hasta la madrugada. Existen dos maneras de participar de los dos primeros circuitos, los principales: comprar el abadá (kit con camiseta y pulsera de identificación) de un grupo y danzar con seguridad dentro del cordón de aislamiento del trío eléctrico o no gastar nada y estar fuera del cordón; con poco confort y alto riesgo de ser asaltado.
Desde la década de 1980, los tríos eléctricos se unieron al axé music, género que une la música pop y el frevo, con influencias de los grupos africanos y afoxés. En Bahía, existen por lo menos 50 tríos eléctricos. Solamente en Salvador, existen más de 70 grupos, entre los oficiales y los independientes.

Playas:

La orilla del mar de Salvador es una de las mayores de Brasil. Son 50 kilómetros de playas distribuidas entre la ciudad alta y la ciudad baja, desde Inema, en el suburbio ferroviario hasta la Playa do Flamengo, en el extremo opuesto de la ciudad. Mientras que las playas de la ciudad baja son bañadas por las aguas de la Bahía de Todos los Santos - la más extensa del país, con 1052 kilómetros de espejo de agua - las playas de la ciudad alta, del Farol da Barra, hasta Flamengo, son bañadas por el Océano Atlántico. La excepción es el Porto da Barra, única playa de la ciudad alta que se encuentra en la Bahía de Todos los Santos.
Esta diferencia hace con que las playas de la capital tengan una gran diversidad ecológica. Variando desde ensenadas tranquilas, ideales para la práctica da natación, deportes a vela, buceo y pesca submarina, hasta las de mar abierto y fuertes olas, muy solicitadas por los surfistas. Existen inclusive las playas cercadas por arrecifes, que forman piscinas naturales de piedra y son ideales para los niños, además de los cocoteros, vegetación rastrera y dunas.

Iglesias:




Igreja da Ajuda - Fundada por los jesuitas que llegaron con Tomé de Souza en el siglo XVI. Demolida y reconstruida en el lado opuesto de la calle en el siglo XX, es una de las más antiguas de Salvador. Actualmente presenta tratamiento de fachada neo-romántica.

Igreja da Ascensão do Senhor - Construida en 1975, se escapa de los estándares convencionales de las iglesias de Salvador. En ella todo prácticamente lleva el número 12, como homenaje a los 12 apóstoles de Cristo. La cubierta es formada por 12 "pétalos" de concreto y los 12 bancos están colocados en fila, en el subterráneo existe incluso una mini-iglesia, donde están ubicadas las instalaciones del bautisterio y la sacristía.

Igreja da Ordem Terceira de São Domingos - Iniciada en 1731 y concluida seis años después, posee fachada en estilo rococó y tallado actual neoclásico. La planta es típica de las iglesias del inicio del siglo XVIII, con corredores laterales y tribunas sobrepuestas. El techo de la nave en concepción ilusionista y los paneles del Salón Noble es atribuido a José Joaquim da Rocha, siendo los azulejos de la Capilla Mayor retratos de Santo Domingo.

Capela de Nossa Senhora da Penha - Situada en el Estuario de Iguape, la capilla principal y la nave son revestidas completamente de azulejos tipo "espiga".
 Perteneciente a mediados del siglo XVII.

Casa dos Padres - Itacaré - Construida sobre sótano alto por los jesuitas en el inicio del siglo XVIII. El tejado es a cuatro aguas, con terminación beira-saveiro.
 Está prácticamente en ruinas con tejado ya derribado.

Catedral Basílica - Fue construida en el siglo XVII, con materiales tales como: oro, mármol, madera de jacarandá y marfil de tortuga.
Es una Iglesia que mezcla los estilos barroco y rococó.

Igreja do Nosso Senhor do Bonfim - Construida sobre una colina a mediados del siglo XVIII -1745 / 1772, se destaca la imagen del Señor del Bonfim, crucifijo de ébano con adornos de plata. Gran devoción del pueblo baiano.

Igreja e Convento de São Francisco - En 1587 llegaron a Salvador los primeros franciscanos y el convento comenzó a ser construido un siglo después. Construida por los frailes franciscanos con inicio en el siglo XVIII - 1708. Una de las mayores expresiones del barroco en el Brasil, con retablos recubiertos de pan de oro. Destaque para la imagen de São Pedro de Alcántara, atribuida a Manoel Inácio da Costa. Una de las más ricas y espectaculares iglesias de Brasil. Las obras de la iglesia fueron iniciadas en la primera mitad del siglo XVIII.
La fachada barroca es de 1723. Los paneles de azulejos portugueses, que reproducen la leyenda del nacimiento de San Francisco y su renuncia a los bienes materiales, también son barrocos. La nave central, cortada por otra menor, forma la cruz del Señor. Las pinturas tienen formas de estrellas, hexágonos y octógonos y exaltan la imagen de "Nossa Senhora". En la sacristía, se encuentran reunidos 18 paneles pintadas al óleo, sobre la vida de San Francisco. Los dos púlpitos laterales son tallados con hojas de parra, pájaros y frutos cogidos por niños y recubiertos de oro.

Fuertes:

Forte de Santo Antonio da Barra - Este fuerte, perteneciente a la Marina de Brasil, está ubicado en la entrada norte de la Bahía de Todos los Santos. Esta fortificación fue iniciada por el primer donatario de la Capitanía de Bahía, Francisco Pereira Coutinho, en 1536, teniendo originalmente forma de torre con diez lados.

Forte de Monte Serrat - Este fuerte del Ejército es considerado, por su forma armoniosa, la más bella construcción militar del período colonial brasileño. Fue construido a partir de 1583, en una posición estratégica en lo alto de la punta más avanzada de la península con vistas sobre el puerto de la ciudad. Concluido en 1742, sin modificaciones en su planta original, permanece hasta la actualidad con una casa de comando flanqueando las murallas de bastiones redondos, contando con una batería de nueve cañones.




Museos:

Museu Carlos Costa Pinto - Revela la intimidad de las ricas familias de los siglos XVIII y XIX.
 La colección particular de Costa Pinto dio origen a las 23 salas de exposición de arte decorativa y pintura. El acervo cuenta con colecciones de platería, orfebrería, porcelana china y europea, cristales, mobiliario, pinturas (en especial las de Presciliano Silva y Alberto Valença, grandes pintores bahianos), trabajos en marfil, opalina, bronce y laca china.
  Las joyas de oro y la colección de 27 adornos de plata son las piezas más preciosas de todo el acervo.

Museu de Arte Sacra de UFBA - Inaugurado el 10 de agosto de 1959, se encuentra ubicado en el Convento de Santa Tereza, uno de los más notables conjuntos arquitectónicos del período del siglo XVII. Obra de los Carmelitas Descalzos.
Su acervo está compuesto por colecciones de esculturas en madera, alabastro, barro y marfil y orfebrería, entre las cuales se destaca una custodia en plata dorada, adornada con más de 400 piedras preciosas y semipreciosas.

Museu de Arte da Bahia - Más antiguo museo del estado, fundado en 1918, funciona hoy en el Solar Cerqueira Lima. Se destacan en el acervo, esculturas en madera, barro y marfil, pinturas en azulejos y platerías de los siglos XVII, XVIII y XIX; así como, piezas del mobiliario bahiano del mismo período.

Museo Abelardo Rodrigues - Piezas de arte sacra, erudita y popular, con obras del siglo XVI al XIX y exposiciones temporales con temas relacionados a las características del acervo.
 El museo se encuentra en el piso noble del Solar Ferrão, valiosa construcción de la arquitectura civil del período colonial. Una de las mayores colecciones particulares de arte sacra del Brasil: 808 piezas entre imágenes, pinturas, oratorios, altares, crucifijo de los siglos XVII al XIX.