DELFZIJL - CADIZ

Dejamos atrás el puerto de Belfast camino al Puerto de Delfzijl, frente a la costa de Plymouth, debimos realizar fondeo para desembarcar al T/N (CG) Marcelo Da Silva (acompañado por el T/N (CP) Miguel Franggi), quien presentaba un cuadro de posible apendicitis, diagnostico que fue confirmado en tierra, siendo intervenido quirúrgicamente el día siguiente, lo que se llevó a cabo con total éxito, permitiendo su reembarco en el puerto al cual nos dirigíamos. Todas las coordinaciones fueron impecablemente hechas por nuestro Agregado de Defensa el C/N (CG) Fernando FRANZINI ante la Armada Real la cual desinteresadamente se hizo cargo de la intervención quirúrgica, de la estadía de ambos oficiales y el posterior traslado al aeropuerto. Una vez que se tuvo clara la situación del T/N Da Silva y con el tema en manos de los médicos Ingleses continuamos la navegación por el Canal de la Mancha, donde la Guardia de Puente debió mantenerse en alerta permanente debido al alto tráfico de buques que hay en la zona. Las muy buenas condiciones climáticas del Canal permitieron que en navegación fuéramos alistando el buque para la llegada a puerto. El 21 fondeados frente a Delfzijl tuvimos a bordo “nuestra Noche de la Nostalgia” adelantándonos al 24 ya que estaríamos en puerto y las actividades del festival no nos permitirían realizarla allí. Durante todo el día la “6400 ILUSION” (la radio de a bordo) emitió música de la época de los '60 '70'80 y '90 con dedicaciones especiales para casi todos los tripulantes del buque, haciendo esto muy divertida la jornada, llegada la noche, a la hora de la cena, los cocineros nos deleitaron con empanadas, pizza y torta de fiambre. 
Luego de la cena continuaron los festejos y karaoke mediante a todo ritmo seguimos festejando “nuestra” fiesta hasta las 23:00 ya que al otro día había que madrugar para entrar a puerto. El día 22 de Agosto como estaba previsto arribamos al País de los molinos y tulipanes (aunque hoy debería llamarse el país de las bicicletas), atracando en el puerto de Delfzijl donde formaríamos parte del gran festival náutico denominado “DELFSAIL 2009”, una gran concentración de más 30 Veleros participando los más grandes del mundo como lo son el “SEDOV” y el “KRUZENSTHERN” de Rusia entre otros. 
Ese mismo día en horas del mediodía recibimos a nuestro Embajador en los Países Bajos, Sr. Carlos Mora, llevándose a cabo a bordo un almuerzo protocolar en su honor. Una gran cantidad de eventos se realizaron durante todos estos días, como ser la Cena para Capitanes, competencias deportivas donde nuestro equipo de fútbol obtuvo el 2do. Puesto, excursiones a las ciudades de Groningen y Amsterdam. También se realizaron demostraciones diarias de Tango y Candombe en distintos escenarios ubicados a los largo de los muelles. Durante uno de los distintos agasajos sociales que se llevaron a cabo, nuestro Comandante tuvo la distinción de ser uno de los 4 Capitanes de la flota seleccionado para ser presentado y mantener una conversación con la Reina Beatrix. 
La cuerda de tambores fue invitada a realizar una demostración de candombe en el stand de la fundación que se encarga de recaudar fondos para los niños con enfermedades terminales, haciéndolo gustosamente. El lunes 24 se realizó el desfile de las tripulaciones que tuvo un recorrido de aproximadamente 3 kms. Este agolpó una enorme cantidad de gente a lo largo de todo el trayecto en ambas aceras para disfrutar del colorido espectáculo, animación artística y música que desplegó este evento. Al finalizar el mismo se llevó a cabo una fiesta para todos los participantes del desfile. 
El penúltimo día de puerto, mientras unos se dirigían a visitar la ciudad de Amsterdam, otros se dedicaron a recorrer la ciudad de Delfzijl y realizar la compra de algún souvenir. El Miércoles 26 y como lo indicaba el protocolo, a muy tempranas horas de la mañana zarpamos con destino a Cádiz, puerto natal de nuestro querido Velero, donde cada año nos ve arribar para brindarle nuestro saludo natural de buen hijo. Otra vez navegamos por el Canal de la Mancha, pero ésta vez nos recibió con un mar bastante picado y fuertes vientos que venían de proa, haciéndonos pasar dos noches y un día de duros cabeceos, permitiéndonos desarrollar una velocidad de apenas 5 nudos.