2DO. PUESTO Y RECORD EN CRUCE ATLANTICO ENTRE HALIFAX - BELFAST

15 de Julio del 2009, arribamos a Halifax Canadá, último puerto del Continente Americano y nos reencontrarnos a los buques participantes en la regata, llevándose a cabo varias actividades como recepciones, actividades deportivas y culturales, etc. En el primer día de puerto se llevó a cabo una recepción a bordo de los buques franceses “BELLE POULE” y “ETOILE”, la misma fue en conmemoración de su fecha Patria. El jueves 16 comenzó el típico ajetreo de este tipo de puertos en horas de la mañana recibiendo la visita de nuestro Embajador en Canadá acompañado de su Sra. Esposa, la visita de voluntarios y por la noche se llevó a cabo la fiesta de las tripulaciones. Como estaba programado el día viernes comenzaron las actividades deportivas, participando nuestro buque con un equipo de futbol 7 y otro equipo en una competencia cultural e histórica. En esta oportunidad pese a estar invictos quedamos eliminados en futbol por diferencia de goles en la etapa de semifinales y en el otro evento tampoco descollamos. Este mismo día al mediodía se realizó el típico almuerzo protocolar, concurriendo autoridades Navales, Militares, Policiales y Civiles relacionadas con la organización de la regata. En horas de la noche se llevó a cabo la cena para los Capitanes de todos los Buques que se encontraban participando del encuentro. Sábado 18 de julio celebramos un nuevo aniversario de la Jura de nuestra Constitución en 1830, por este motivo se realizo a bordo un acto conmemorativo a esa fecha, con palabras alusivas por parte del Segundo Comandante el C/F (CG) Francisco Uriarte Finalizado el acto se realizó un reconocimiento al CP Izquierdo el cual tuvo que desembarcar por prescripción médica. Este clase que tiene en su haber 18 viajes, siendo unos de tripulantes con más singladuras en la historia del V/E “Capitán Miranda” y que se ha ganado el respeto del Personal Subalterno, Guardia Marinas Invitados y Plana Mayor, a lo largo de todos estos años, fue despedido con un gran aplauso. Coincidiendo con esta fecha en horas de la noche se realizó una recepción, concurriendo más de 120 invitados, llevándose a cabo en el transcurso de la misma demostraciones de Tango y Candombe como es habitual en este tipo de eventos. La actividad programada para el día domingo 19 fue solamente el Brifieng de Capitanes, lo que permitió otorgar a la tripulación el único día totalmente libre. Lunes 20 de Julio, último día de Puerto, llegando así el gran momento esperado por muchos y con distintos expectativas como ser, el nerviosismo de aquellos tripulantes que cruzarían el Atlántico por primera vez, el inicio de la Regata, la pierna más larga de este viaje programada para una duración de 24 días, las condiciones meteorológicas que deberíamos sortear, entre otras. En horas del mediodía se realizó el típico desfile de todos los buques por la bahía de la ciudad de Halifax, donde una multitud de público se agolpó en la rambla para ver pasar uno a uno a todos los buques luciendo sus esbeltas siluetas con sus velámenes desplegados. Una vez finalizado, nos dirigimos hacia la línea de partida donde largaríamos la Regata entre Halifax (Canadá) y Belfast (Irlanda del Norte) con la participación de 12 buques en total, siendo 4 de la clase “A” a saber, el “Cisne Branco” de Brasil, el “Europa” de Holanda, el “Sagres” de Portugal y el “Capitán Miranda” de Uruguay. Largada de la Regata: Cuando el reloj marcó las 5 de la tarde y en un cabeza a cabeza con el “Sagres” nuestro Buque cruzó primero la línea de largada. Las condiciones meteorológicas de viento marcaban 20 nudos que venían desde el través de estribor, lo que nos llevó a desarrollar hasta la media noche de ese día, velocidades promedio de 10 nudos y así sacar una ventaja sensible sobre los otros buques. A partir de esa hora el viento fue descendiendo paulatinamente, apagándose casi totalmente al amanecer. Primera singladura: En el correr de la mañana y desarrollando apenas una velocidad de entre 3 y 4 nudos apareció una fuerte lluvia que perduró hasta después del mediodía, complicándose la situación de visibilidad por una densa niebla. Cuando llegó el primer reporte oficial de la regata nos posicionaba como 4tos. en la general y 2dos. en la clase atrás del “Cisne Branco”. Dadas las condiciones meteorológicas de lluvia y frio y siguiendo las tradiciones criollas, se armó una brigada de voluntarios para deleitarnos con unas ricas tortas fritas y chocolate caliente. La situación de viento no mejoró en el correr de esta tarde presentándose casi calmos y dejándonos prácticamente parados. En la noche fue mejorando y cuando cambiábamos de día, ya nos encontrábamos navegando a una velocidad de 4,5 nudos, alcanzando unas horas más tarde los 7 nudos, aunque la baja visibilidad se mantenía en todos sus términos. Segunda singladura: El benévolo viento que había comenzado a soplar en la noche anterior continúo durante casi toda la jornada promediando una velocidad de 8,5 nudos, que para navegación a vela y en este tipo de competencia puede catalogarse de excelente, llevándonos además con un certero rumbo que nos haría alcanzar el punto de recalada impuesto por la Regata para salvaguardar el desprendimiento de hielos avistados en la zona. Cuando llegó el reporte al mediodía nuestra posición había mejorado aún mas, dejándonos 1ros. en la clase y manteniendo el 4to. puesto de la clasificación general. En las últimas horas de este día, se retiró la espesa niebla, dejándose ver por momentos el sol, aumentando así la temperatura reinante. Por precaución y debido al reporte meteorológico recibido que avizoraban vientos fuertes, se decidió tomar una mano de rizos en la vela del palo mesana, cosa que no sucede en el correr de esta noche. Tercera singladura: El día amanece con condiciones de vientos muy buenos que vienen del Sud Oeste a 20 nudos, lo que hace completar un día entero a la velocidad de 8,5 nudos, continuando con el rumbo adecuado para alcanzar el punto trazado de recalada. Si bien este viento nos fue muy favorable, también lo fue para todos los otros buques que se acercaron a nuestra posición. En el correr de esta mañana, nuevamente nos visitaron varios chubascos que venían acompañados de vientos arrachados, manteniendo muy atenta a la guardia de Puente y también a la guardia de velas. A llegar el reporte de posiciones, nuevamente nos confirmaba como 1ros. en la clase y subiendo al 3er. lugar de la general, aunque debido a la buena navegación también realizada por los otros buques, se nos acercaban a pasos agigantados. En el correr de esta tarde todo cambió, primero bajo sensiblemente el viento, hasta hacernos bajar la velocidad a 4 nudos y luego su rotación al componente Noreste, que nos hacía alejarnos hacia el sur de la derrota que llevábamos. En la noche empeoró mucho más la situación con lluvias casi permanentes y el aumento del viento, contrario a nuestros intereses, obligándonos a realizar una trasluchada para navegar de ceñida y mantener el mejor rumbo posible. Cuarta singladura: El día amaneció en las mismas condiciones de lluvia pero el viento aumentó aún más llegando hasta los 35 nudos del Noroeste, esto hizo tomar la decisión de arriar el petifoque y tomar dos manos de risos en las velas de los palos mayores. Como era de esperar, sobre el mediodía llegó el reporte de posiciones de la organización, el cual indicaba que habíamos cedido un lugar tanto en la clase como en la clasificación general, posicionándonos 2dos. y 4tos. respectivamente. Todo este día transcurrió con la incertidumbre y la esperanza de que el viento cambiara su posición, para así poder retomar el rumbo y alcanzar el punto de recalada fijado, que nos permitiera poner rumbo definitivo a Belfast. Esto no sucedió y en el correr de esta tarde debimos soportar una gran marejada con olas de hasta 6 metros de altura, obligándonos a arriar la vela del Trinquete y capear el temporal. Quinta singladura: Amaneció con mucho mar de fondo y poco viento del E cosa que nos permitió realizar una virada para poner rumbo NNE y empezar a recuperar el camino perdido en estos dos días. Como no podía ser de otra manera dado que veníamos de mal en peor y perdiendo posiciones, el reporte de este día nos dejaba como 4tos. en la clase y 8vos. en la general, puestos nada convincentes para ninguno de la tripulación, igualmente se mantenía la esperanza de que la táctica empleada permitiera ganar posiciones nuevamente luego de rotara el viento como estaba previsto.  Fue así que en el correr de la tarde el viento fue rotando mas al Sureste permitiéndonos alcanzar los 9 nudos y en el correr de la noche llegamos a 12,4 nudos de velocidad, para saludar a las 4 de la mañana el punto de recalada y continuar con el mismo rumbo noreste. Sexta singladura: Domingo de mal tiempo por lluvias y muy baja visibilidad por niebla, pero muy buenas caras por las condiciones de viento que venía del sector Suroeste y por ende las condiciones de navegabilidad, fue la impresión que dieron aquellos tripulantes que como todos los días se levantaron temprano por distintas razones. A diferentes horas y con distintos estados de ánimo, uno a uno se fueron despertando para abocarse a sus tareas diarias, aprovechar para arreglar la colección de fotos del viaje o simplemente disfrutar de un buen mate u otra infusión, acompañado de una exquisita rosca preparada por nuestro panadero. Una rica pasta con tuco de pollo que nos prepararon los tesoneros cocineros, ameritaba a hacer una buena siesta en este día de descanso, pero nadie quería hacerlo hasta tanto se supiera el resultado diario, que como haciéndose rogar llegó .pasado la una de la tarde, poniéndonos nuevamente a la vanguardia de la clase y 3ros. entre todos los buques participantes, recuperando así lugares perdidos en los dos días anteriores. Esta noticia causó gran alegría en la tripulación, a pesar de que faltara todavía mucha agua por pasar debajo de la quilla. Trasluchada en la tarde para corregir el rumbo debido a que el viento había rotado al noroeste y así retomar al 060º de la derrota trazada. Séptima singladura: A una semana de navegación el día amaneció amenazante de lluvia y con mucho frío debido al viento reinante, pero éste seguía con su benevolencia hacia nosotros, permitiéndonos desarrollar una velocidad promedio de 8 nudos durante toda la noche. Con el correr de la mañana el viento fue amainando hasta bajar a los 11 nudos pero manteniéndose del noroeste. El informe del mediodía brindado por la organización de la regata, nuevamente nos mantenía en la misma posición que el día anterior. Si bien esta noticia fue más que alentadora puso un poco de nerviosismo debido a que el “Cisne Branco”, sin dudas el rival más peligroso, había  navegado más de 220 millas en esta singladura y con muy buen rumbo, poniéndose a sólo 90 millas atrás nuestro. De todos modos el buque brasilero se mantenía tercero en la clase y quinto en la general. Tras la virada realizada a última hora del día, por el cambio de la dirección del viento hacia el sector noreste, nos mantuvimos casi toda la noche con rumbo NNE y a 5 nudos de velocidad. Octava singladura: En la mañana de este día la situación mejoró en forma excelente aumentando el viento y rotando al sector sureste para así mejorar el rumbo y también la velocidad llegando hasta casi los 10 nudos. Un verdadero jolgorio comenzó con los resultados del mediodía, el cual nos posicionó nuevamente como primeros en la clase y también primeros en la general. Tarde fría y muy lluviosa, bajando un poco la velocidad, aunque nos mantuvimos en los 7 nudos. En la noche siguió la fiesta en el puente debido a que el viento se posicionó de componente Suroeste y con una velocidad de 30 nudos, disputándose entre los trozos de guardia quien hacía mejor promedio, fue así que la guardia del estudiante (24.00 a 04.00) se llevó el galardón recorriendo una distancia de 50 millas en el turno, habiendo llegado a dar 14,1 nudos y con el aliciente de transitar paralelo a la derrota trazada. En muy buena condición de navegabilidad y velocidad se mantuvo hasta que el día comenzó a clarear aunque a esta hora el viento tuvo una rotación al oeste, llevándonos a tomar un rumbo sureste. Novena singladura: Coincidiendo con la fecha del 29 y como lo marca otra de la tantas tradiciones uruguayas, se armo una cuadrilla de voluntarios para preparar los ñoquis y aunque las condiciones meteorológicas no eran las mejores, cuando el reloj indicó las 6 de la mañana, este grupo echó mano a la masa y se puso a armar la exquisita pasta. En el correr de la mañana se realizó una trasluchada para mejorar el rumbo, continuando con una velocidad que osciló en los 8 nudos. Diferentes cálculos, ploteos y conjeturas, se manejan en la mesa de derrota de puente desde que los buques pasan su posición, hasta que llega la información oficial, al día de hoy vienen siendo muy efectivas para nuestros intereses y también calmar la ansiedad e ir conociendo de antemano el resultado diario. Es así que otro día más y como no podía ser de otra manera, nos dejó como primeros tanto en la clase como en la general. Tarde lluviosa y fría, ideal para el chocolate caliente con merengue italiano que prepararon para toda la tripulación la cuadrilla de los ñoquis. Noche de ajetreo en cuanto a las maniobras de velas debido al aumento de la intensidad del viento, primero arriamos el petifoque, luego se tomó una mano de rizos en los tres palos mayores y posteriormente se decidió arriar el trinquete. Décima singladura Comenzó el día con fuertes vientos del sector norte, no siendo los mejores para nuestra derrota los que hicieron reducir mucho la velocidad llegando apenas a dar 2 nudos. Para levantar la velocidad se cambió el petifoque volviéndose a izar. El palo mayor sacó la mano de rizos que se había dado en la noche anterior; así logrando 6.5 nudos y seguimos en carrera…luego hizo lo mismo con la mesana. Las posiciones nos daban segundos en la clase y terceros por tiempo corregido. Decima primera singladura: Día bastante tranquilo con vientos de entre 15 y 20 nudos que soplaron del noroeste, nos permitieron desarrollar un rumbo bastante certero con respecto a la derrota trazada. El reporte de posiciones del mediodía nos dejó nuevamente como segundos en la clase, elevándonos también al mismo lugar de la clasificación general. Al recibir el informe y la carta meteorológica, estos indicaban el acercamiento de una baja presión que se desplazaba desde el sector sur y que nos alcanzaría a la media noche. Fue así que alrededor de las 21 horas se decidió realizar una trasluchada para que cuando llegara el fenómeno, nos encontrara con un rumbo que nos fuera favorable a nuestros intereses. Decima segunda singladura: Como estaba anunciado amaneció con vientos fuertes de más de 30 nudos, que permitían desarrollar velocidades de más de 12 nudos, con todo el paño izado. En el correr de la mañana, la situación de viento fue empeorando, con rachas de hasta 50 nudos, enarbolando el mar con olas de más de 6 metros. Esto nos obligó, sobre el mediodía a arriar el petifoque y en la tarde realizar una trasluchada, ambas maniobras fueron de alto riesgo por las condiciones de tiempo reinantes, quedando ahí demostrado una vez más, el alto grado de adiestramiento de la tripulación, logrando al final que la misma se realizara con total éxito y por sobre todas las cosas máxima seguridad. El resto de día y la noche se mantuvieron en iguales condiciones de mar, aunque el viento amainó un poco. Decima tercera singladura: Segundo domingo de la pierna, el día se presentó fresco, algo nuboso, mucho mar de fondo y vientos del sector noroeste de unos 20 nudos, esto último era muy favorable, dado que nos mantenía sobre el rumbo de derrota y nos movíamos a unos 8 nudos de promedio, a pesar de tener arriados el petifoque y la contraestay. El reporte de posiciones de este feriado indicaba que nos manteníamos segundos tanto en la clase como también en la general, siempre por tiempo corregido. Calma casi absoluta de vientos en la tarde, aunque se mantuvo el mar de fondo. Ante esta situación y con el anuncio de que nuevamente se había formado una tormenta que llegaría en horas de la noche, se decide trasluchar y poner rumbo al sureste, para aprovechar el viento que traería la misma y así poder retomar la velocidad que necesitábamos para ir acercándonos a la meta. Estas horas también fueron aprovechadas para tomar algunas precauciones como ser, cambiar el petifoque por uno más chico, tomar una mano de rizos en todas las mayores, hacer acopio en lugares más prácticos de algunos víveres y agua mineral, ante la posibilidad de tener que ser clausurado el tránsito por exteriores, trincar todo, sacar el bote 2 de los pescantes de popa trincándolo en cubierta. Decima cuarta singladura: Amanecimos en medio del temporal previsto, el viento proveniente del sector SW nos favorece en nuestra derrota llevándonos por buen rumbo y a una velocidad de casi 12 nudos, de esta manera estamos cada vez más cerca de la línea de llegada, punto ansiado por toda la tripulación ya que nos encontramos deseosos de ganar y muy cansados por la navegación. Otro día más que las posiciones están inamovibles y todo indica que el único contrincante que tenemos es el “Cisne Branco” el cual se encuentra primero tanto en la clase como en la general, siendo nosotros sus únicos perseguidores. Tarde con mar muy gruesa y con olas de más de 6 metros, continuidad de viento del suroeste, que nos hace desarrollar una velocidad constante de 10 nudos. En el correr de la noche se espera que el mismo haga una rotación al Sur, lo que nos llevaría a poner el rumbo deseado hacia el punto de llegada. Decima quinta singladura: A muy tempranas horas de la mañana se hizo ver el sol, lo que dio un pequeño respiro a los días grises y fríos que veníamos teniendo, de todos modos algún chubasco que otro se hizo ver. En la madrugada llego el esperado viento sur, con una intensidad de casi 30 nudos, lo que nos permitió mejorar la proa y mantener la velocidad, a pesar de que el mar siguiera con un gran oleaje, haciendo casi imposible el tránsito por la cubierta principal, por lo que se debió restringir toda la circulación por exteriores, tomando todas las precauciones de estanqueidad correspondientes. Cuando llego el reporte del mediodía de las posiciones, el mismo se mantuvo igual que los días anteriores, como 2dos. en la clase y 2dos. en la general. A todo esto también nos llegaba la información que el “Cisne Branco” ya estaba muy próximo a la meta cuando a nosotros todavía nos restaban más de 100 millas por recorrer y con el inconveniente de una gran tormenta pronosticada que nos estaría alcanzando alrededor de la tardecita. Esta tormenta se empezó a mostrar en el correr de la tarde con viento racheados de hasta 50 nudos, obligándonos a achicar el paño arriando la trinqueta, el petifoque, y más tarde la mesana. En el correr de la noche las condiciones de viento y mar aumentaron mucho más, debiendo maniobrar condiciones realmente muy difíciles para mantener el rumbo y recorrer las últimas millas para llegar a la meta. Decima sexta y última singladura: Cuando el reloj marcó las 07.58 horas, el buque cruzó la tan ansiada meta que marcaba la finalización de esta regata, que nos llevó exactamente 15 días y 12 horas para cruzar el Atlántico, recorriendo 2.680 millas, lo que dio un promedio 7 nudos de velocidad. Las posiciones finales, no fueron modificadas, obteniendo el 2do. Lugar en la clase “A”, el 2do. lugar de la clasificación general y siendo 3ros. en cruzar la línea de llegada. Es de destacar el record obtenido por el buque en este tipo de competencias, tanto por el lugar logrado en la clasificación general, como en el tiempo para el cruce del Atlántico. Esto fue logrado por el gran espíritu de competencia y alto grado de adiestramiento de toda la tripulación, la que en todo momento puso siempre lo mejor de sí, para alcanzar el objetivo. 

INFORMACION COMPLEMENTARIA REGATA: DESAFIO ATLANTICO 12 BUQUES PARTICIPANTES - 4 Clase “A” - 4 Clase “B” - 4 Clase “C” Distancia mínima a navegar: 2.440 millas Distancia total navegada: 2.680 millas Velocidad máxima desarrollada: 14,1 nudos Velocidad promedio: 7.0 nudos Vientos máximos sostenidos: 44 nudos (Fuerza 10) Vientos máximos arrachados: 60 nudos (Fuerza 12) Tiempo empleado en realizar el cruce Atlántico a vela 14 días 12 hs. 05 minutos. Posiciones ocupadas: - 2 º Puesto en su clase - 2º Puesto en la clasificación general - 3º Puesto en el agua