El Velero Escuela “Capitán Miranda” visita el Puerto de Fortaleza

 

 

                

 

 

  

 

 

El Velero Escuela “Capitán Miranda” visita  el Puerto de Fortaleza

En la mañana del día 2 de Abril, más precisamente a las 11.30 horas, nuestro querido Velero Escuela “Capitán Miranda” soltó sus amarras poniendo proa a su XXVII Viaje de Instrucción.

Luego de una ardua tarea de alistamiento que se desarrolló intensamente durante todo el verano, y previas navegaciones de prueba efectuadas a nuestro principal balneario, el buque finalmente estaba listo para hacerse a la mar llevando a bordo a noventa y dos tripulantes.

 Dicha dotación está constituida por doce oficiales de la Plana Mayor, treinta y cuatro Guardia Marinas de la Promoción Nº 96 de la Escuela Naval, un oficial del Ejército Nacional, un oficial de la Fuerza Aérea Uruguaya, una invitada de la Facultad de Ciencias, una invitada del Ministerio de Turismo y Deporte, y cuarenta y dos integrantes del Personal Subalterno de nuestra Fuerza.

Como es tradición en el día de la zarpada, la familia naval se vistió con sus mejores galas y, junto a la Banda de Parada y una sección de desfiles de la Escuela Naval despidieron a una nueva promoción de Guardia Marinas los cuales estarán ausentes durante siete meses y diez días.

El primer día de navegación fue muy duro debido a las inclemencias del tiempo lo que permitió a la tripulación adaptarse más rápidamente al movimiento del buque y poder disfrutar luego del resto de la navegación sin mayores problemas pese a que el característico Golfo de Santa Catalina marcó su presencia con mucha lluvia y mar de fondo. 

En el primer fin de semana, festejamos los cumpleaños de tres Guardiamarinas con una pequeña fiesta en la cámara de proa y se hicieron  frecuentes las tamborileadas en la proa a cargo de nuestra cuerda de tambores. A medida que disminuía la latitud se comenzó a sentir el calor y el buen clima otorgó las condiciones óptimas para la navegación a vela pudiendo inclusive navegar durante dos días consecutivos sin necesidad de ajustar las velas y desarrollando una velocidad de siete nudos. 

Como no podía faltar en toda primera pierna, los delfines nos dieron la bienvenida al mar con un hermoso espectáculo que permitió a la tripulación no solo contemplarlo sino también inmortalizarlo en decenas de fotografías.  

En cuanto al adiestramiento, se efectuaron en los días sucesivos los diferentes ejercicios característicos en toda navegación como son el de abandono de buque, el de incendio en navegación y el de hombre al agua. También los Guardia Marinas recibieron distintas instrucciones por parte de los oficiales de la Plana Mayor así como también por parte de la doctora y se dio inicio al ciclo de conferencias dictadas por los mismos.   

En la tarde del decimotercer día de navegación ininterrumpida finalmente los vigías avistaron tierra fondeando horas mas tarde en la ensenada de Mucuripé, en la ciudad de Fortaleza.

Durante un día completo se alistó el buque para dejarlo en las mejores condiciones de limpieza y prolijidad para entrar a puerto en la mañana del  día jueves 17 de abril, día en el que le espera al buque y a su tripulación una intensa actividad social marcada principalmente por la recepción de autoridades, en la que se brindará una degustación de los mejores productos de nuestra gastronomía para el deleite de los invitados, miembros de lo más selecto de la sociedad local. En los días siguientes, el buque recibió la visita del público.

A pesar de que esta pierna ha sido una de las más largas sin duda ha sido también la más significativa ya que en ella dejamos atrás nuestro hogar y pusimos todas nuestras energías con proa a un viaje que aspira a ser  muy prometedor e inolvidable.