El V/E “Capitán Miranda” realizó el cruce del Océano Atlántico

Armada Nacional

    OCRIN ocrin@armada.mil.uy 

El V/E “Capitán Miranda” realizó el cruce del Océano Atlántico

Luego de haber disfrutado durante casi tres meses del continente americano, finalmente en la tarde del 22 de junio el V/E “Capitán Miranda” soltó sus amarras del puerto de Boston y puso rumbo Este para enfrentarse a la más dura de todas las piernas: el cruce del Océano Atlántico.    

El horizonte nos decía que no veríamos tierra durante muchos días y así fue…

De este modo luego de habernos reaprovisionado de víveres y combustible, nos hicimos a la mar teniendo como objetivo, el viejo continente.        

 Los primeros días de navegación transcurrieron  sin mayores inconvenientes, el clima templado de estas latitudes nos daba las condiciones adecuadas para navegar a vela y mostraba un mar calmo propicio para una travesía tan larga.

 Con el fin de amenizar la pierna en los primeros días, se organizó un campeonato interno multidisciplinario para lo cual se dividió a la tripulación en cuatro equipos que se enfrentaron en cinchada, tejo, truco y basquetbol.

Durante el mismo, cada equipo demostró sus aptitudes y se dejó notar el espíritu deportivo entre los participantes sirviendo la ocasión para unir aun más a la tripulación. 

En los días sucesivos el estado del mar fue empeorando, sometiendo al buque y a la dotación a un fuerte temporal, el cual duró aproximadamente una semana pero que finalmente  pudimos capear sin mayores averías. Una vez más el océano cobraba su peaje por atravesarlo. La navegación continuaba y el primer temporal pasó dando unos días de calma para reponerse de la fatiga ocasionada por el mismo, pero los constantes informes meteorológicos recibidos nos mostraban que todavía no había pasado lo peor.

En las cercanías del golfo de Vizcaya nuevamente fuimos azotados por el mar el cual nos movía permanentemente llegando a alcanzar los cuarenta grados de escora, pero como no podía ser de otra forma, el mar amainó y nuestro velero se mantenía intacto como lo ha hecho durante setenta y ocho años,  alcanzando la desembocadura del Río Sena y entrando silenciosamente  en la madrugada del día 7 de julio al puerto de Rouen, Francia, atracando junto a una gran cantidad de grandes veleras que ya se encontraban en el mismo.

De esta forma nuestro embajador itinerante cumplió con la épica travesía que realiza año a año y ahora se prepara en puerto para enfrentar su próximo desafío: la Regata “Bremerhaven” que unirá los puertos de Rouen, Liverpool, Maloy y Bergen.

www.armada.gub.uy